Previous
Next

Rezarlo en Comunidad

Hace mucho que no os traía una de esas historias sobre el Rosario que tanto me gustan. Y he pensado que, ya que estamos en Octubre, mes del Rosario, ¡había que remediarlo ya! Así que, aquí estoy, con la Rosa nº 46 del libro «El Secreto Admirable del Santo Rosario» de S. Luis Mª Grignion de Monfort. Veréis como os animan las Indulgencias del Rosario.

Dice así:

De cuantos modos hay de rezar el Rosario, el más glorioso para Dios y saludable para el alma, como también el más terrible para el diablo, es salmodiarlo o rezarlo públicamente a dos coros.

Dios se complace en las asambleas. Todos los ángeles y santos reunidos en el cielo le cantan incesantemente alabanzas. […] Nuestro Señor aconsejó expresamente tal práctica a sus Apóstoles y discípulos, prometiéndoles que cuantas veces se reuniesen dos o tres en su nombre se encontraría en medio de ellos. ¡Qué dicha estar en compañía de Jesús! […]

Este modo de oración es más saludable al alma:

1) Porque el espíritu está ordinariamente más atento en la oración pública que en la oración en privado.

2) Cuando se reza en comunidad, las oraciones de cada individuo se hacen comunes a toda la asamblea y no forman todas juntas más que una sola oración; de suerte que si algún particular no reza tan bien, otro que lo hace mejor compensa su falta; el fuerte sostiene al débil, el fervoroso enardece al tibio, el rico enriquece al pobre, el malo pasa entre los buenos. ¿Cómo vender una medida de cizaña? Basta mezclarla con cuatro o cinco fanegas de trigo bueno.

3) Una persona que reza el Rosario sola tiene solamente el mérito de un Rosario; pero si lo reza con treinta personas, adquiere el mérito de treinta Rosarios. Tales son las leyes de la oración pública. ¡Qué ganancia! ¡Qué ventaja!

Urbano VIII y las indulgencias del rosario
Urbano VIII

4) Urbano VIII, muy satisfecho de la devoción del Rosario, que se rezaba a dos coros en muchos lugares de Roma, especialmente en el convento de la Minerva, concedió indulgencias del Rosario con cien días de cuantas veces se rezara a dos coros: Toties quoties. Éstos son los términos de su breve que empieza: Ad perpetuam rei memoriam, año 1626.

Así que todas las veces que se reza en comunidad se ganan cien días de indulgencias del Rosario.

5) Esta oración pública es más poderosa para apaciguar la ira de Dios y alcanzar su misericordia que la oración particular, y la Iglesia, dirigida por el Espíritu Santo, se sirvió de esa forma de oración en los tiempos de miserias y calamidades públicas.

Batalla de lepanto y las indulgencias del rosario
La Batalla de Lepanto y las Indulgencias del Rosario

El Papa Gregorio XIII declara en una bula que es forzoso creer piadosamente que las oraciones públicas y las procesiones de los cofrades del Santo Rosario habían contribuido mucho a obtener de Dios la gran victoria que los cristianos ganaron en el golfo de Lepanto sobre la armada de los turcos el primer domingo de octubre del año 1571.

Y este es el motivo por el que la Iglesia dedica el mes de Octubre a honrar a María con el rezo del Santo Rosario.

Y tú, ¿cómo lo rezas, solo o bien acompañado? ¿Vas a aprovechar las Indulgencias del Rosario? Si ya tienes un turno en EspañadeMaría, es muy posible que ya lo reces ‘en comunidad’: puedes consultar tus compañeros de turno en http://www.españademaria.es/turnos-rosario, poniendo el ratón sobre tu turno.

Pedimos a María, que esta comunidad sea cada vez más grande.

Leave a Reply 0 comments