«La paz es un regalo de Dios y no de los políticos». Es una frase del P. Pavlicek, quien promovió un rosario perpetuo por Austria para su liberación de las garras del ejército Soviético tras la II Guerra Mundial. Y lo consiguieron…

Segunda Guerra Mundial

Después de la Segunda Guerra Mundial, una parte del territorio austriaco quedó bajo el dominio del ejército soviético. Se intentó todo para obtener la retirada de los soviéticos; todos los medios políticos y diplomáticos, pero en vano. Parecía imposible que los opresores dejasen el católico País, salvo que ocurriese un milagro…

Y la nación austriaca, llena de fe, comenzó a pedir el milagro a Nuestra Señora de Fátima. Por iniciativa del admirable sacerdote capuchino Petrus Pavlicek (1902-1982) se organizó un movimiento llamado Cruzada Reparadora del Santo Rosario.

P. Pavlek

P. Pavlek

“La paz es un regalo de Dios y no de los políticos”, le decía a sus compatriotas, y los regalos de Dios se obtienen con la oración que asalta al cielo, como los soldados asaltan un fuerte- con confianza y determinación.

Rápidamente, en todas las ciudades, pueblos y aldeas fue creciendo el número de fieles que se adherían al movimiento, comprometiéndose a rezar el Rosario a una hora determinada. De tal forma que, las 24 horas al día, siempre había austriacos rezando, rogando a la Virgen de Fátima por la liberación del país del yugo soviético.

Se organizaron muchas procesiones por esa intención. La mayor de ellas tal vez haya sido la realizada el 12 de Septiembre de 1954: una enorme procesión aux flambeaux (con antorchas) en homenaje a la Santísima Virgen de Fátima, en la cual participaron muchas autoridades. El Primer Ministro de Austria, Leopold Figl, dijo al Padre Pavlicek:

“¡Mi país lo exige!” 

Leopold Figl en la procesión de antorchas

Leopold Figl en la procesión de antorchas

Para el año 1955, más de medio millón de austriacos (aprox. 10% de la población de aquel tiempo) se habían comprometido a rezarle diariamente a la Virgen, pidiéndole por la conversión de los pecadores, la paz en el mundo y libertad para Austria.

Rezar el Rosario importa

En ocho años se produjeron 260 reuniones sin llegar a una resolución sobre el destino de Austria. Mientras tanto se intensificaba la represión soviética contra la Iglesia. Era una verdadera prueba para aquellos que tanto habían rezado. 

Pero entonces vino la gracia. El 24 de marzo de 1955 los soviéticos invitaron a los austriacos a una conferencia. Pensando que el futuro de Austria se sellaría en Moscú, el Primer Ministro Raab, antes de partir, le pidió al Padre Pavlicek, “Por favor, reza y pídele a tu gente que ore más fuerte que nunca“.

Ante la gran sorpresa de todo el mundo los soviéticos anunciaron en Abril que sacarían sus tropas de Austria en el plazo de tres meses. Desde el punto de vista secular es incomprensible la liberación de Austria de las garras del poder soviético. Las tropas Soviéticas se retiraron sin explicación. 

El 15 de mayo, las fuerzas aliadas que ocupaban Austria firmaron un tratado garantizando su independencia. El 26 de octubre de 1955 partió el último soldado ruso del suelo austriaco.

España

¿Y en España? ¿Reaccionaremos igual? ¿O estamos dormidos?

pueblo-de-los-santos

Bombardeemos el Cielo de nuevo con el rezo del Rosario este 2016 implorando por la conversión de España, que esta tierra tan querida por María, sea liberada del mal.

Está en nuestras manos que se extienda tanto como en Austria y que podamos celebrarlo como en Viena, que las multitudes marcharon en procesión con rosarios y antorchas, agradeciendo a la Virgen la liberación del ejército soviético.

Leave a Reply 12 comments